6 abr. 2010

Sebastian Vettel

Tenía que ponerlo, lo siento.

Hoy hago una entrada especial para él. Supongo que a la mayoría de la gente le pasará como a mí, que no sólo elige a su ídolo por lo bueno que es en algo, sino porque tiene algo especial, ya sea en su carácter, en su forma de vida, en lo que sea.

Mi adoración por Sebastian no es sólo por su calidad (indiscutible) como piloto, sino por su carisma, por su simpatía y ese carácter tan especial que tiene.

Dicen de él que es de los pilotos más simpáticos, y la verdad, ya tiene pinta de serlo. Un piloto que empieza la rueda de prensa oficial de la FIA diciendo que se siente un poco contentillo porque bebió mucho champán en la entrega de los premios tiene algo especial. Es sincero, es sencillo, natural... Cuando tiene la culpa no le importa llorar en el box de impotencia, y tampoco le importa ser claro y decir que está hasta los huevos cuando las roturas del coche le impiden ganar dos carreras seguidas. Un hombre que piensa que un verdadero piloto es James Hunt ( http://es.wikipedia.org/wiki/James_Hunt ), que dice en una entrevista que sueña con conocer a Jenna Jameson ( http://es.wikipedia.org/wiki/Jenna_Jameson ) y que la invitaría a cenar, y que pone nombres de mujer a sus coches (tales como Luszious Liz o Kate Dirty's Sister).

Definitivamente, Sebastian es un chico diferente.

Nacido en Heppenheim(Alemania) el 3 de julio de 1987, empezó a correr en karts en 1995. En 2003 se pasó a los monoplazas, ganando la Fórumla BMW con 18 victorias en 20 carreras.

En la F1 empezó siendo probador de BMW y corriendo el GP de EEUU sustituyendo a Kubica, donde logró ser el piloto más joven en puntuar. Esa misma temporada acabó corriendo en Toro Rosso, equipo con el que al año siguiente ganó su primer GP, siento el más joven en ganar, en liderar una carrera y en conseguir la pole position.

En 2009 fue subcampeón, por detrás de Jenson Button, y este año es tercero a dos puntos del lider, Felipe Massa, tras haber liderado las tres carreras disputadas, pero haber tenido que abandonar una por problemas con los frenos y haber tenido que reducir ritmo en la primera por un fallo en la bujía.

Sólo espero que este año tenga la suerte (y la cabeciña, que esa también) que le faltó el año pasado y pueda ganar su primer mundial de F1.