7 feb. 2010

Hurt. (Des) Amor

Tú fuiste mio y yo fui tuya. Yo te necesitaba y tú me deseabas. Para ti yo no fui nada y para mí lo fuiste todo, convirtiéndote en el centro de mi vida en una noche.
Hoy te veo, pasas a mi lado y ni te inmutas. Las suaves palabras que esa noche pronunciaste dulcemente acercándote a mi rostro, dándome tu calor y tu aroma del cual quedé impregnada y prendada, van sonando de nuevo en mi memoria. Esas palabras resuenan en mi mente mientras me pregunto cómo hemos llegado a esto. ¿Por qué si fuiste mio y yo fui tuya sólo aquella noche no puedo olvidarte? ¿Por qué mi corazón se empeña en creer que esas ahora dolorosas palabras fueron ciertas? El dolor se hace grande en mi pecho por ingenua...y enamorada.

2 comentarios:

  1. Todos nos sentimos así. Muchas veces, demasiadas. Más de las que deberíamos... pero sentir nos hace saber que estamos vivos, no?

    ResponderEliminar
  2. qué bonito.. y triste
    vendrán de mejores, ya verás, preocuparse por eso no vale para nada la pena, sé que es difícil dejar de pensar pero en fin
    tambien sé que estoy hablando de algo que no sé
    en todo caso, ánimos!:) y un beso!

    ResponderEliminar